_____________________Si quieres ponerte en

contacto con nosotros, escríbenos  a:

misteriosdecadiz

@hotmail.com

En ocasiones veo cañones...

Artículo escrito por Cristina Álvarez

Y no es para menos. Las esquinas de Cádiz son únicas y singulares en comparación al resto de ciudades del mundo.

Cañón situado en la esquina de la c/ Troilo con la c/ del Mirador
Cañón situado en la esquina de la c/ Troilo con la c/ del Mirador

    Seguro que toda persona curiosa que haya visitado esta ciudad ha tropezado alguna vez al doblar la esquina con unos guardacantones muy peculiares y guerrilleros. Y es que el casco antiguo de esta ciudad está repleto de cañones de artillería procedentes del siglo XVII XVIII y XIX, aunque también apuntan que algunos de estos cañones además podrían pertenecer al siglo XVI, desde el ataque de 1587, cuando los ingleses destruyeron la armada española anclada en Cádiz, en la guerra anglo-española de 1585-1604.


    Pero todo indica que la procedencia de la mayoría tienen su orígen en la batalla de Trafalgar (1805) y cuando las tropas napoleónicas intentaron invadir Cádiz (1810-1812).


    Dicen que los gaditanos somos muy luchadores y tenemos sangre guerrillera, y es que si algo hay que destacar de esta ciudad fortificada es que hemos tenido que estar defendiéndonos contínuamente del enemigo a lo largo de la historia.  Ha sido siempre punto de mira por su situación geográfica en el estrecho de Gibraltar y por ser puerto de unión con América y África para la práctica del comercio. Incluso fue elegida por Cristóbal Colón para zarpar a las Indias en su segundo y cuarto viaje.  


    Ciudad bombardeada y atacada en numerosas ocasiones por el enemigo, siendo completamente amurallada para protegernos. Ya los fenicios la nombraron Gadir, cuyo significado es "fortaleza", "castillo".

Cádiz en el s. XVI Foto extraída de internet. Click en la foto
Cádiz en el s. XVI Foto extraída de internet. Click en la foto

    Ingleses, franceses, hasta el mismísimo pirata Barbaroja en el año 1553 intentó saquearla y hacerse con ella, pero gracias a nuestras murallas y la dificultad que le suponían a estos piratas treparlas, tuvieron que retirarse.


    Y llegaron los franceses con sus tropas napoleónicas e intentaron durante dos años hacerse con la ciudad en la Guerra de Independencia. Y una vez más los gaditanos resistimos. La única ciudad española que resistió a la opresión militar de los franceses. Nos bombardearon a la distancia de tres kilómetros, desde el Puerto de Santa María, Puerto Real y Chiclana, lo que hacía que aminorara la velocidad a la que llegaban las bombas.

"Rendición de la escuadra francesa". Foto extraída de internet. Click en la foto.
"Rendición de la escuadra francesa". Foto extraída de internet. Click en la foto.

    Las gaditanas, y esto es verídico aunque resulte algo surrealista, aprovecharon el plomo de las granadas francesas para hacerse tirabuzones en el pelo y de ésto se sacó una famosa canción que tiene ya unos doscientos años..."cañones de artillería, aunque pongan los franceses cañones de artillería, no me quitarán el gusto, de cantar con alegría; con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las gaditanas, tirabuzones... que las hembras cabales en esta tierra, cuando nacen ya vienen pidiendo guerra..."

 

    Y pasaron dos años y medio y el ejército de Napoleón tuvo que rendirse y retirarse al ver que no podían llegar hasta la capital debido al terreno fangoso de nuestras Salinas que se lo impedían. Y dejaron una retahíla de cañones que posteriormente los gaditanos reutilizamos para ponerlos de guardacantones en las esquinas de Cádiz y así evitar que los carruajes destrozaran las esquinas al doblarlas, como si de un museo de artillería al aire libre se tratase.


    De diferentes formas y calibre, de distinta procedencia y diferentes épocas, de hierro, de bronce...  Algunos utilizados por nosotros y otros por el enemigo pero, al fín y al cabo,  todos estos cañones sirvieron para defender la ciudad de un modo u otro. Muchos sacados de los fondos de las aguas de la Caleta y de la Bahía, y otros tantos enterrados bajo el suelo gaditano.

Foto extraída de internet. Click en la foto
Foto extraída de internet. Click en la foto

    Salvador Luna Román, en su obra "De Cádiz y del Mar" de 1973, recogía por aquel entonces 117 piezas de artillería colocadas en las esquinas del casco antiguo. Datos más recientes escatiman la cifra a 114, debido entre otros motivos a remodelaciones del casco urbano en las que no se han respetado estas singulares piezas. Actualmente se desconoce el número exacto.


    Las calles de Cádiz van gritando su historia. Hay quienes aseguran escuchar tronar los cañones en la madrugada, ya viejos y retirados pero dispuestos a volver a atacar a todo el que venga a Cádiz con malas intenciones.

Cristina Álvarez

Comentarios: 0

GALERÍA FOTOGRÁFICA.

    

    En esta galería fotográfica podréis observar las cincuenta y dos piezas de artillería que hemos encontrado hasta el momento aunque seguiremos en busca del resto de cañones. De igual forma agradeceríamos nos diérais a conocer la existencia de algunos que se nos pasara por alto.