_____________________Si quieres ponerte en

contacto con nosotros, escríbenos  a:

misteriosdecadiz

@hotmail.com

Los fantasmas de la Facultad de Empresariales

Artículo escrito por Cristina Álvarez

    Otra de las fábulas más conocidas en la ciudad que comentan los estudiantes, nos traslada a la actual facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

    Este edificio antiguamente era un hospital, popularmente conocido como el "Hospital de Mora", construído en 1903 y financiado por José Moreno de Mora y Vitón para los enfermos aislados en la ciudad, destacando entre ellos heridos del bombardeo del frente popular contra la ciudad, impulsado por el Almirante Valdés.

    No se conoce con certeza el verdadero orígen de estos rumores, pero son numerosos los testimonios que aseguran que este edificio está "encantado".

 

    Desde que se cerró en 1990 y durante todos estos años, los estudiantes comentan sobre los fenómenos que en la Universidad se producen; puertas que se cierran solas dando fuertes portazos sin haber corrientes de aire, llantos de una niña por los solitarios pasillos, sombras que misteriosamente parecen traspasar las puertas de las aulas, etc. Quizás cabría destacar como foco principal de estos fenómenos, la Biblioteca, antiguamente el mortuorio, donde más de un testigo asegura haber visto a la "famosa" monja vestida con un hábito ensangrentado.

Alumna mostrándome la Biblioteca. Antiguos mortuorios
Alumna mostrándome la Biblioteca. Antiguos mortuorios

    Varias personas mayores que tuvieron a sus hijos y otros familiares ingresados coinciden y me comentan que antiguamente en aquel hospital había mucho abandono hacia los enfermos ingresados que no tenían familiares que los visitara y que además se produjeron muchas negligencias. Los más pequeños eran obligados de forma algo violenta a tomarse sus medicamentos. Aunque ésto último no deja de ser una vez más, habladurías y rumores sin comprobación previa.

Grupo de enfermeras y varias hijas de la Caridad cantando en el Hospital de Mora
Grupo de enfermeras y varias hijas de la Caridad cantando en el Hospital de Mora
Niños del Hospital de Mora
Niños del Hospital de Mora

    Otro de los puntos "calientes" sería la antigua Delegación de Alumnos, situado en el sótano del edificio y donde actualmente guardan los archivos. Alumnos que han estado trabajando en ese punto del edificio, no vacilan cuando aseguran que en determinadas ocasiones se han sentido "intranquilos" y "nerviosos", pues debiendo ser un lugar supuestamente tranquilo y silencioso, escuchaban ruidos inexplicables y producidos sin una causa aparente.

 

    Obreros y albañiles que estuvieron trabajando para construir la Facultad,  se aterrorizan al recordar sus experiencias en aquel sótano.

    Comentan además, que ni los propios perros que trabajaban para una conocida empresa de vigilancia y seguridad querían bajar al sótano, aun intentando forzarles y obligarles a bajar las escaleras, los animales lloriqueaban y ponían resistencia ante sus dueños.


    Quizás la sugestión de los estudiantes ante los rumores y las leyendas que se han ido contando de boca en boca, hacen que en ocasiones la percepción de la realidad les jugara una mala pasada, como es en el caso del testimonio de una estudiante que me relataba lo siguiente:


    "Iba bajando las escaleras junto a unos compañeros y percibí cómo alguien se dirigía a una de las aulas. Me extrañó que al entrar por la puerta dejara las luces apagadas. Le pregunté a mis compañeros si habían visto a esa persona entrar por aquella puerta y ellos me lo negaron, y me comentaban que por allí no había pasado nadie. Quise verlo por mí misma acercándome al aula y pudimos comprobar que allí no había absolutamente nadie y las luces seguían apagadas. Me quedé atónita pero no le quise dar más vueltas e intenté olvidar aquello".

Escaleras donde hace referencia nuestra testigo en su testimonio
Escaleras donde hace referencia nuestra testigo en su testimonio
Puerta a la que se hace referencia en el testimonio
Puerta a la que se hace referencia en el testimonio

    Precisamente hoy estuve en la facultad sacando unas fotos y bien es cierto que sus pasillos, sus aulas y cristaleras recuerdan a las de un hospital. También es cierto que después de conocer todas estas historias sobre fantasmas le hacen a una plantearse en la posibilidad de su existencia y la oportunidad de que en esos momentos tuviese el privilegio de encontrarme cara a cara con lo desconocido, pero no fué así como tampoco lo fué en muchas otras ocasiones, de ahí a que pese al folclore, la magia, y la fascinación ante estas historias, siga creyendo en que todo es producto de nuestra sugestión. De todas formas no deja de ser fascinante cómo se generan las historias, cómo nos contagiamos de rumores que van pasando de unos a otros hasta crearse leyendas que jamás quedarán en el olvido.

    Quizás nunca lleguemos a saber la realidad de su historia, quizás haya a quienes no les interese que se sepa, mientras tanto, los supuestos fantasmas que merodean por los pasillos y las aulas de la facultad, guardan entre sus paredes los verdaderos motivos de sus manifestaciones.

 

Cristina Álvarez

Interior Facultad Empresariales
Interior Facultad Empresariales
Interior Facultad Empresariales
Interior Facultad Empresariales
Interior Facultad Empresariales
Interior Facultad Empresariales
Comentarios: 0