Ponte en contacto con nosotros en el correo 


misteriosdecadiz.info

@GMAIL.COM

ADMINISTRADORES
John Pantoja

Cristina Álvarez

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter

El Cristo del Cerro del Moro

"Recuerdo también que se tapó la cara una primera vez, y a los pocos días la mancha volvió a salir"

Escrito por Cristina Álvarez

Foto extraída del Diario de Cádiz. Propiedad de www.kikifotografo.com
Foto extraída del Diario de Cádiz. Propiedad de www.kikifotografo.com

    Si algo es extraño en este suceso es el hecho de no haber encontrado apenas información en Google.  Internet, que todo lo sabe y todo lo cuenta, no conocía ni una mísera parte de esta historia en toda su red, alguna reseña quizás, pero poco más. El siguiente paso que di fue buscar en las hemerotecas, rebuscar en mis recuerdos y preguntar a los testigos directos.


    Un caluroso miércoles de Agosto de 1993, un grupo de chicos regresaban a su casa por la calle de Lepanto. Eran las 20:00 de la tarde cuando Francisco y su hermano vieron a un grupo de cuatro personas mirando fíjamente la pared de un edificio: "Nos acercamos a curiosear y cuando nos dimos cuenta ya había cada vez más gente", nos contaba Francisco:
    "Apareció lo que parece una mancha, no se sabe si de humedad, casualmente con la forma de un rostro humano. Lo curioso de ésto fue que cuando invertías la fotografía, parecía que formaba el busto de un romano con el casco de la legión. Recuerdos de ese momento tengo muchos, me obsesioné un poco con el tema como tanta otra gente. Ahora que lo menciono, recuerdo también que se tapó la cara una primera vez, y a los pocos días la mancha volvió a salir. Con esto imaginate como estaba aquello, la gente le ponía flores y fotografías de la cara como si de verdad fuera un milagro divino, y lo cierto es que daba bastante que pensar. Onda cero estuvo por alli haciendo preguntas, también entrevistarón al párroco de la parroquia de San Vicente de Paúl, si no recuerdo mal".


    Decenas de gaditanos que se acercaban a curiosear aquella mancha debatían entre el parecido o no con el rostro de Cristo. Los escépticos apuntaban a que se trataba de una mancha de humedad, los más creyentes sin duda no sólo lo asociaron con el Cristo que detuvo el fatídico maremoto ocurrido en Cádiz del siglo XVIII sino que además depositaban bajo aquél supuesto rostro velas encendidas, flores, fotografías de personas enfermas e incluso cadenas y pulseras de oro, como si aquel supuesto Cristo fuese a obrar un milagro a toda aquella persona que le dejara una ofrenda.

Foto extraída del Diario de Cádiz. Propiedad de www.kikifotografo.com
Foto extraída del Diario de Cádiz. Propiedad de www.kikifotografo.com

    Según las crónicas de ese día, "los vecinos del barrio del Cerro del Moro, especialmente azotado por el problema de la droga, el paro y la delincuencia, ya constataron como en los últimos días se acercaron al número uno de la calle Batalla del Salado algunas personas para orar ante la supuesta imagen".

 

Por cortesía de Francisco Cruz. Reconstrucción del antiguo edificio donde apareció el supuesto Cristo.
Por cortesía de Francisco Cruz. Reconstrucción del antiguo edificio donde apareció el supuesto Cristo.

    Los dueños de aquella vivienda ante el tormento que suponía soportar el murmullo de tanta aglomeración de curiosos y hartos del revuelo popular que se estaba originando cada vez con mayor intensidad, decidieron ponerle fin al fenómeno tapando aquella mancha con una capa de cemento, pero algunos aseguraban que la mancha volvía a aparecer tras varios intentos de eliminarla.


    Una vez suprimida por completo y pasado un tiempo, empezó a aparecer "sospechósamente" otras manchas con cierto parecido a un rostro humano en diferentes puntos del Casco antiguo de la ciudad, entre ellos iglesias y viviendas, pero al parecer la gente debió haberse acostumbrado a aquella aparición y no causó el mismo revuelo popular que la primera, acusándolas de ser producto de una broma.


   Estamos ante un caso de lo que se conoce en psicología como pareidolia; asociamos una imágen ya reconocida por nuestro cerebro a una imágen deforme y casualmente siempre lo comparamos con un rostro humano.  


    Unos creyeron ciegamente en aquel Cristo, otros lo asignaron como mancha de humedad, pero lo realmente curioso y que podríamos catalogar como "enigmático" es la sugestión colectiva que puede llegar a generarse ante un fenómeno al que la gente no es capaz de darle una explicación racional, hasta tal punto de correrse la voz por toda la provincia y ocupar secciones en diferentes periódicos.
    Aquello quedó como una anécdota y curiosidad gaditana, quedando guardada en las hemerotecas y en el recuerdos de los gaditanos.

 

Cristina Álvarez

Comentarios: 6
  • #6

    carmen (lunes, 10 abril 2017 00:41)

    ese emilio es mi padre y murio a los 55 años era una persona muy buena y cariñosa con sus cincos hijos yo era su ojito derecho me reia mucho con el y la verdar que lo hecho mucho de menos le doy muchas gracias a las gente que lo conocen y ahi gente que me dicen que me paresco a el que le recuerdo mucho a mi padre cuando me ven que parecen que ve a mi padre que se llama emilio mendez perez murio el 16 de julio ya hace 10 años que murio cada dia que es 16 de julio le digo a mi madre que no me felicite por mi santo porque fuel el dia que murio mi padre al que mas quiero y adoro y si me felicita es felicita a el por su muerte y no me gusta nada eso

  • #5

    carmen (lunes, 10 abril 2017 00:29)

    hola mi nombre es carmen la niña que esta asomada a la ventana soy yo cuando chica tendria 6 años mas o meno cada vez que se ve por internet la foto me pregunta la gente si soy yo o mi hermana porque como es mellisa con migo y de chica nos pareciamos mucho po se cunfundia y yo le decia que era yo la de la ventana crea que no ya me canso de esta fotos no me gusta que la gente me pregunte tanto y no me gusta que miren mas la foto

  • #4

    pacote (miércoles, 16 diciembre 2015 11:21)

    conocia perfectamente al inquilino de la vivienda, se llamaba Emilio y me conto que tapo con cemento un boquete en la pared y la humedad hizo que saliera esa forma de cara humana, me decia Emilio, Paco las gente son tonta eso no es un cristo ni na,estaba tan harto de la peregrinacion que me relataba , paco picha con tantas gentes no me dejan ni hacer el amor con mi parienta .(lo decia con otras palabras claro) murio joven el pobre Emilio

  • #3

    Criss (lunes, 17 agosto 2015 16:44)

    Hay un cuplé de la comparsa "La ventolera" de Martínez Ares, en el que se relata este suceso. Aquí tenéis el enlace:
    https://m.youtube.com/watch?v=hWeUTndGqNA
    Un saludo.

  • #2

    una del cerro (sábado, 25 abril 2015 16:09)

    La callejera batalla del Callao y me acuerdo perfectamente del cristo de mi cerro la que se formo con. el cristo en la calle

  • #1

    Daniel Moguel (domingo, 21 septiembre 2014 23:54)

    La mancha estaba en la casa del difunto de mi tio Antonio Moguel Herrera